Domingo, 03 de Julio de 2022
  1. Inicio
  2. Puerto Vallarta
  3. No viva aquí!

No viva aquí!

No viva aquí!

No viva aquí!

 

Así una vecina le dijo a un turista que decidió venir a vivir a este destino turístico y gastar su dinero, por personas así un día dejamos de ser el destino turístico más amigable del mundo, los reclamos eran ciertos, muchos topes y de un tamaño no permitido que daña los vehículos, pero el propietario del restaurante Punta Arenas Francisco García es uno de los promotores, al preguntarle si podíamos publicar que su negocio era el promotor de colocar los topes yduro y seco contestó que si, seguramente es algo que no pensó con la cabeza, reacciona con el estomago, ¿Quien quiere ir a un restaurante que alrededor hay cerca de diez bardas disfrazadas de topes por calle para dañar tu suspensión?.

 

Cuando se inició el desarrollo Fluvial un empresario negaba vender su terreno para abrir la avenida Fluvial, ahí el gobierno expropio, compro y con policías y mallas inició la obra, había autoridad, luego ese mismo gobierno hizo el puente sobre avenida Grandes Lagos y el compromiso era que Fluvial haría el de la avenida México, eso nunca sucedió, jamás cumplieron ese compromiso, después comenzaron a buscar la manera de evitar que pasaran o entraran vehículos a dicha zona.

 

El colmo de todos los males es que luego de no cumplir compromisos querían evitar que entraran camiones, quizás creyendo que todos tenemos carros y que nadie utiliza el transporte público, así fue una batalla tras otra, luego impedir que la secundaria se colocara, hoy quieren que los niños entren por la rivera del río, la terracería es lo que ellos quieren que usen los niños de la secundaría para entrar, ellos afirman que no son ricos, pero tratan a los demás con desprecio, basta ver la reacción de una señora que le dice a un extranjero: No viva aquí!

 

Seguro el propietario Francisco García quiere que todos sus clientes lleguen caminando a gastar su dinero sin perturbar la paz con vehículos, en este país existen una gran cantidad de lugares diseñados para no tener tráfico, con áreas peatonales y con áreas privadas, ahí no es el caso, deben aprender a respetar las normas y leyes como cualquier otro ciudadano, dicen que buscan seguridad, la verdad es que esa cantidad enorme de topes y ese tamaño lo que buscan es que no entren, lo siguiente es poner un letrero donde se reversan el derecho de admisión y un muro fronterizo como el Trump.

 

Si hay que regular la velocidad hay cada día métodos más modernos, colocar topes no es la solución, la realidad salta a la vista cuando escucha a los vecinos al referirse con despreció a quienes no quieren que pasen por ahí, no refieren usar métodos como en otras ciudades para regular el tráfico, sus expresiones en videos y audios resalta su finalidad, que nadie pase por dichas zonas, nadie ni por error señaló hacer un estudio vial para determinar que es lo mejor para la zona, menos alguien se ofreció a pagarlo. 

 

Si alguien por accidente daña un poste en Fluvial, una lámpara, la jardinera, banqueta o transformador sabe que para evitar ser detenido debe pagar la reparación del daño, eso en cualquier lado del municipio sucede, pero ahí los vecinos vigilan que nadie se vaya sin pagar, aquí se dañaron las calles, al quitar los topes el daño no se ve quien lo reparará, y no hay detenidos, tampoco se ha garantizado que repare, así que ellos gozan de total impunidad, quieren todos los privilegios sin cumplir sus compromisos, si por ellos fuera nos mandaban por la terracería como pretender hacerlo con los niños de la secundaria o nos dirán como al turista: No viva aquí!.

 

Columna por: César Langarica

No viva aquí!
No viva aquí!
No viva aquí!
No viva aquí!
No viva aquí!
No viva aquí!